- Blog Domotica - http://www.blogdomotica.com -

Chimeneas de bioetanol

El fuego ejerce una fascinación ancestral sobre el hombre y siempre ha sido el centro del habitáculo humano. Las nuevas tecnologías nos traen formas innovadoras de utilizar los recursos energéticos, tal es el caso de las chimeneas de bioetanol.

Una casa inteligente es la que combina la arquitectura con la tecnología para brindar mayor confort, seguridad y optimizar el consumo de...

El bioetanol es uno de los combustibles que se considera ecológico, pues no produce contaminación del aire y tampoco del suelo. Este combustible se fabrica con recursos renovables.

Las chimeneas de bioetanol no requieren tiro ni extractor de humos y además proporcionan un calor limpio. Podemos encontrar infinidad de modelos, ya sea para colocar en la pared, en el suelo, sobre una pieza de mobiliario, las posibilidades son muy variadas y cuentan con diseños hermosos que se adaptan a todos los gustos y necesidades. También se pueden adaptar a una chimenea tradicional, de manera de aprovecharla de una forma no contaminante.

Características de las chimeneas de bioetanol

Estas chimeneas tienen origen en los fuegos decorativos, que no tenían una real capacidad calórica, sino que eran meramente ornamentales. Pero fueron los propios usuarios quienes demandaron el aumento del poder calorífico de estas estufas.

Un gestor inteligente de energía es un dispositivo que permiten controlar el funcionamiento de todos los equipos y circuitos de la vivienda para...

Con la aparición de estos nuevos modelos con un buen poder calorífico y variadísimos modelos y materiales [3], los usuarios tienen la posibilidad de planificar la inclusión de este elemento de calefacción [4] en cualquier ambiente, sin tener que limitarse a las posibilidades del diseño [5] original.

Al no requerir tiros ni extractores y tener una variedad tan amplia, pueden asimilarse a cualquier ambiente sin desentonar con la decoración existente. Podemos encontrar modelos modernos, clásicos, de estilo, en mármol, granito, acero inoxidable, piedras naturales. También podemos optar por una chimenea de llama abierta con protección de cristal, o una completamente cerrada, que cuente con ranuras laterales o superiores para dejar escapar el calor. Podemos dividirlas en chimeneas de pared, encimeras (para colocar sobre una mesa o mueble), de suelo o con pedestal.

Si bien son muy seguras, hay que seguir las reglas de seguridad [6] recomendadas por el fabricante. Principalmente debe respetarse la instalación, debe estar bien nivelada y sobre una superficie lisa, esto evitará el derramamiento del bioetanol al llenar los quemadores.

El núcleo de estas chimeneas es el quemador e independiente de la forma, están diseñados para optimizar la combustión del bioetanol. Algunos cuentan con recámara doble, para que no se esparza el combustible si se rebasa la recámara al llenarla. Las recámaras pueden tener una capacidad que va entre medio litro y cinco litros, con los que se puede llegar a mantener encendida durante aproximadamente diez horas de continuo.

También es necesario respetar las distancias mínimas hacia los lados, adelante y arriba. Además deben protegerse los materiales inflamables sobre los cuales se apoye la chimenea. Es necesario que la habitación donde se ubique la chimenea cuente con alguna abertura hacia el exterior, para ventilarla regularmente.